Globered
Consigue tu propia página web

                                                                                                                                             
  LLAMA DE AMOR DE LOS CORAZONES                           
        UNIDOS Y MISERICORDIOSOS                          
  • Buscar contenidos
  • Buscar usuarios
0 0 0

Rosario por las almas del purgatorio (dictado por Jesús)

Por: PilarDeLuzDeJesús | Publicado: 19/11/2013 20:07 | |
 
ROSARIO POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO (DICTADO POR JESÚS)

 

Credo de Nicea-Constantinopla

- Creo en un solo Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible.
  Creo en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a, vivos y muertos, y su reino no tendrá fin.


- Creo-en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

1 Padre Nuestro, 3 Avemarías y 1 Gloria

Rosario por las almas del purgatorio

En los 5 misterios: (SOBRE LAS CUENTAS GRANDES).

Padre eterno, por la Sangre Preciosa de Jesús vertida por nosotros y por Tu Gracia Santa, extiende Tu Mano y vierte Tu Misericordia sobre nuestros hermanos; las almas del Purgatorio

 


(SOBRE LAS CUENTAS PEQUEÑAS).

Señor Jesús, Por Tu Pasión y por Tu Cruz,

Te suplicamos,

Libera a las almas del Purgatorio


GLORIA....



Oración final

(después de las cinco decenas)

   Padre infinitamente Bueno, A Ti por quien todo fue creado, Te suplicamos, que por el Agua y la Sangre que brotan del Corazón de Jesús, Hagas bajar Tu Misericordia hasta lo más profundo del Purgatorio para retirar de allí a las almas sufrientes que permanecen lejos de Ti. Ábreles las puertas de Tu Reino, para que cerca de Ti, compartan las Alegrías Eternas. Por María, Nuestra Madre, Te lo suplicamos. Amén



ORACIÓN POR LAS ALMAS DEL PURGATORIO

   - Oh Señor, yo os suplico por la preciosa Sangre que salió del costado abierto de Jesús vuestro divino Hijo, librad las almas del Purgatorio, sobre todo las que amaron más a su Corazón Sagrado, a fin de que entren al momento en vuestra gloria y empiecen a alabaros eternamente con los Santos.  Amén.

 

SUPLICAS A LA SANTÍSIMA VIRGEN EN ALIVIO DE LAS BENDITAS ALMAS MAS ABANDONADAS DEL PURGATORIO

 

  - ¡Oh Madre de misericordia! tan grande es vuestra bondad, que no podéis descubrir miserias sin compadecemos.  Mirad, os suplicamos, con caritativos ojos las afligidas almas que sufren en el Purgatorio, sin poderse procurar alivio alguno en sus tremendas penas, y moveros a compasión. Por vuestra piedad y por el amor que tenéis a Jesús, os pedimos mitiguéis sus sufrimientos, y les procuréis eterno descanso. 


  - Pero ¡ah! cuán doloroso debe ser para vuestro maternal corazón, la conducta de innumerables cristianos, que dejan en el olvido las pobres almas del Purgatorio! ¡Esperan nuestros sufragios, y apenas hay quien se acuerde de ellas! ¡Oh María! dignaos inspirar a todos los fieles una tierna y viva compasión por nuestros hermanos difuntos: comunicadles un ardiente deseo de ofrecer por ellas obras satisfactorias, y ganar, en su favor, cuantas indulgencias les sean aplicables a fin de que pronto vayáis a gozar de Dios.  Oíd ahora las súplicas que por ellas os hacemos.

 

 

SÚPLICAS:


1. Para que salgan de aquella tenebrosa cárcel,                                   “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
2. Para que Dios les perdone la pena de sus pecados, 

“Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
3. Para que se abrevie el tiempo de sus sufrimientos,                      "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad".
4. Para que se apaguen sus llamas abrasadoras,                 "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad".
5. Para que un rayo de luz celestial ilumine sus horrendas tinieblas, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
6. Para que sean consoladas en su triste abandono,                         "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondadd
7. Para que alcancen alivio en sus penas y amargas angustias,           “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
8. Para que la tristeza se cambie en perpetua alegría,              "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad".
9. Para que  mitiguen la ardiente sed de los bienes eternos,            “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
10. Para que se llenen pronto sus deseos vivísimos de entrar en la gloria, "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad". 
11. Por las almas de nuestros padres e hijos,                                         “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
12. Por las almas de nuestros hermanos,                                        “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
13. Por las almas de nuestros parientes,                                     “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
14. Por las almas de nuestros amigos,                                      “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”
15. Por las almas de nuestros bienhechores,                                        “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
16. Por las almas que sufren en aquellas llamas por culpa nuestra.   “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
17. Por las almas de aquellos que en su vida nos hicieron sufrir, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
18. Por las almas más desamparadas,

 “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
19. Por las almas que sufren mayores tormentos, 

“Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
20. Por las almas que están más cerca de entrar en el cielo,  “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”
21. Por las almas que durante su vida te han amado más a ti y a tu divino Hijo, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
22. Por las almas de aquellos que sufren hace más tiempo, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
23. Por todas las benditos almas del Purgatorio, 

“Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
24. Por tu inefable misericordia,

“Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
25. Por tu inmenso poder,                                                                      “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
26. Por tu maternal bondad,                                                        “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
27. Por tu incomparable maternidad,                                              “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
28. Por tus preciosas lágrimas,                                                  “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
29. Por tus acerbos dolores;                                                           “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
30. Por tu santa muerte,                                                     “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
31. Por las cinco llagas de tu amado hijo, hijo,                         “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
32. Por su sangre divina derramada por nosotros,                      “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
33. Por su dolorosísima muerte en el árbol de la Cruz,                                  “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
34. Para que se apliquen con abundancia  a los difuntos las súplicas de los vivos, "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de bondad".
35. Para que la gloriosa legión de los santos las socorra sin cesar, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
36. Para que los nueve coros de los ángeles las reciban con regocijo, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.                       
37. Para que tus ojos maternales les echen una mirada de compasión, compasión, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
38. Para que las haga felices la vista de tu divino Hijo,           “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”. 
39. Para que por la contemplación de la Santísima Trinidad sean bienaventuradas, “Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
40. Para que se haga cada día más fervorosa nuestra devoción a las almas,“Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”. 
41. Para que se ofrezcan siempre más oraciones, indulgencias Y obras satisfactorias por ellas, 

“Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de Bondad”.
42. Para que las almas, que hayamos librado del purgatorio, hagan un día lo mismo con nosotros.                                              "Imploramos tu socorro ¡oh! Madre de bondad".

ORACIÓN POR LAS BENDITAS ALMAS DEl PURGATORIO

 Dígnate, adorable Salvador mío, por tu preciosa Sangre, por tu dolorosa Pasión y cruelísima muerte; por los tormentos que tu augusta Madre sufrió al pie de la cruz cuando te vio exhalar el último aliento; dígnate dirigir una mirada de piedad al seno profundo del Purgatorio y sacar de allí las almas que gimen privadas temporalmente de tu vista, y que suspiran por el instante de reunirse contigo en el paraíso celestial.  Principalmente te pido por el alma de N.., y de aquellos por quienes más particularmente debo pedir.  No desoigas, Señor mis ruegos, que uno a los que por todos los fieles difuntos te dirige nuestra santa madre la Iglesia Católica, a fin de que tu misericordia las lleve allá donde con el Padre y el Espíritu Santo vives y reinas por todos los siglos de los siglos.  Amén, Jesús.

 

 

SUDARIO

Señor Dios, que nos dejaste las señales de tu Pasión santísima en la sábana santa, en la cual fue envuelto tu cuerpo santísimo, cuando por José fuiste bajado de la cruz: concédenos, ¡oh piadosísimo Señor! que por tu muerte y sepultura santa, y por los dolores y angustias de tu santísima Madre María Señora nuestra, sean llevadas las almas del Purgatorio a la gloria de tu Resurrección, donde vives y reinas con Dios Padre, en unidad con el Espíritu Santo, por todos los siglos de los siglos.  Amén.